Cientoymucho | Superdotación intelectual: un testimonio con altas capacidades
El testimonio de un joven adulto con superdotación intelectual que aprendió a aprovechar sus altas capacidades. Descubre su inspiradora historia.
superdotación intelectual, aprovechar altas capacidades
16831
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16831,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,vss_width_1000,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.13.0,vc_responsive
Superdotación intelectual: Testimonio con altas capacidades

Superdotación intelectual: testimonio con altas capacidades

Esta es la historia de D, un joven adulto de 22 años con superdotación intelectual que decidió ponerse en nuestras manos para dejar atrás una vida con complejos y sufrimiento y aprender a sacarle partido a sus altas capacidades y alcanzar una vida satisfactoria.

 

Puede que su historia se parezca a lo que estás pasando o pasaste tú o alguien importante en tu vida. Por eso ha decidido compartir su testimonio en este artículo.

“Era un desastre en mi vida social, me avergonzaba de mi físico y de mi personalidad”

D nos conoció cuando era un adolescente de 15 años y cursaba secundaria. Siempre tuvo la sospecha de que era superdotado, pero le aterraba la idea de confirmarlo.

 

Resulta difícil, y más en la adolescencia, reconocer que las cosas no van bien y que, en ocasiones, no basta con nuestros propios recursos para afrontar situaciones que nos afectan negativamente:

 

“Antes de conocer a María Jesús y a Federico, tenía unos 15 años y estaba en secundaria. Era un desastre en mi vida social, me avergonzaba de mi físico y de mi personalidad, me sentía la persona más fea del mundo y en varias ocasiones tuve ideas negras.

 

Desde siempre mi familia me ha dicho que soy superdotado, basándose en unas pruebas que me hicieron de pequeño, que dieron positivo.”

 

 

Ponerse frente a frente ante tus peores temores es uno de los problemas más comunes entre los adultos con superdotación intelectual. Sospechan o intuyen que lo son, pero tienen miedo de descubrir que pueden estar equivocados. Porque mientras no tienen el resultado definitivo, albergan una esperanza a la que aferrarse (“quizás soy diferente porque soy superdotado”); pero enfrentarse a la posibilidad de no serlo puede suponer un batacazo emocional tremendo:

 

“A los 16 años mi especialista me sugirió que repitiera una prueba para averiguar si era superdotado, pero me daba mucho miedo que diera negativo.

 

Era un momento en mi vida en el que me sentía muy diferente, marginado, y muy tonto, pero me dio un poco de ánimo. El resultado fue positivo, alrededor de 150.”

“Saben lo que pasa por la cabeza de los superdotados”

Al miedo intrínseco de enfrentarse a la realidad de ponerte la etiqueta de “adulto con altas capacidades” se le suma otro hecho: la dificultad para confiar en el profesional en quien buscas ayuda.

 

“Mi terapia con María Jesús y Federico empezó hace 7 años, interrumpiéndose en momentos en los que me sentía bien. Mi principal bloqueo cuando los conocí fue confiar en ellos (me cuesta confiar en la gente) pero muy rápidamente me abrí a ellos.”

 

 

Una de las claves del éxito en psiquiatría y psicología es la confianza. Puedes tener el mayor elenco de herramientas y recursos para abordar la superdotación intelectual en adultos, pero si no consigues que tu paciente se abra a ti, difícilmente podrás ayudarle:

 

“Lo que más me gusta de Federico y María Jesús es que entienden todo lo que me pasa y todo lo que les cuento, y saben explicar las cosas muy bien. Ellos saben lo que pasa por la cabeza de los superdotados. Además, son estupendos por su seriedad y su profesionalidad, que a mí me parecen cualidades necesarias.”

 

 

Además de la confianza mutua, pues nosotros creemos en las capacidades de nuestros pacientes tanto como ellos en nuestra profesionalidad, un buen terapeuta debe ser capaz de estar ahí cuando más te necesitan.

 

En especial en los primeros momentos de la terapia, cuando más dudas y altibajos hay. Y también en momentos clave de la vida del adulto con superdotación intelectual, como cuando busca un nuevo empleo, ampliar su círculo social y afectivo o en la época de exámenes:

 

“Otro punto es la disponibilidad. En unos momentos decisivos de mis estudios pasé una ansiedad muy fuerte por suspender exámenes. Cuando contacté con María Jesús, pudimos concretar cita muy pronto y me dio unas pautas que me dejaron mucho más tranquilo. Me sugirió medidas y recetó medicamentos que me ayudaron a afrontar los exámenes.” 

“Ahora tengo mucha más confianza en mí mismo”

El proceso de transformación de D ha sido espectacular. Pero el mérito no ha sido nuestro. Sin su capacidad para dejarse guiar y acompañar; sin su paciencia para no desistir a la hora de aplicar las recomendaciones que le dábamos, incluso cuando las cosas no iban bien, D no hubiera llegado donde está ahora:

 

“Ahora tengo mucha más confianza en mí mismo. Tengo amigos estupendos, soy independiente, y me han admitido en la mejor universidad que hay en el tema que estudio. Afronto los obstáculos de la vida con más resiliencia.”

 

 

Cuando le preguntamos a quién recomendaría nuestros servicios, D no vaciló en su respuesta:

 

“Recomiendo a María Jesús y a Federico porque los conozco desde los 15 años y ambos me han acompañado mientras afrontaba dificultades y cambios en mi vida, como el instituto, mi vida social, el bachillerato, mis primeros años de independencia, y más.

 

Las personas con altas capacidades se entenderán de manera natural con Federico y María Jesús. Ambos comprenden de primera mano las particularidades de las personas con superdotación intelectual.”

 

 

Y es que, a la hora de escoger ayuda profesional para adultos con altas capacidades, es imprescindible que el psiquiatra o psicólogo que escojas esté especializado en superdotación en adultos.

 

Desde aquí queremos agradecer la generosidad de D al prestarse para ayudar con su testimonio a otros adultos que tengan la sospecha de tener altas capacidades intelectuales.

 

Si es tu caso o conoces a alguien que sospeche serlo, hemos diseñado un cuestionario orientativo online que te ayudará a saber si eres un adulto con altas capacidades.

 

Si quieres que tengamos una conversación para que te informemos de cómo podemos ayudarte, este es tu sitio. Ponte en contacto con nosotros y te daremos consejo gratuito y sin compromiso. Escribe un correo indicando tu nombre completo y teléfono de contacto a consulta@cientoymucho.com y te contestaremos lo antes posible.

10 Comments
  • marta
    Posted at 10:49h, 01 mayo Responder

    Buenos días
    Nunca jamás me he hecho pruebas de alta capacidad. Pero basándome en mi historia y lo que leo sobre altas capacidades, me siento muy identificada. Creo que por fin entiendo como soy y el porque de muchas preguntas e inquietudes que siempre he tenido. No se si un numero me dará o no la razón pero me siento identificada y os agradezco que gracias a vuestra experiencia y al compartirla con nosotros nos ayudéis, a mi y a muchos que hemos estado en la sombra. Gracias .

    • El Equipo de Cientoymucho
      Posted at 12:21h, 04 mayo Responder

      Hola, Marta:
      Nos alegra enormemente lo que nos compartes. Tus palabras nos animan a seguir trabajando para que todas las personas que se encuentran en tu situación puedan descubrir esta parte tan importante de su identidad, y potenciarla adecuadamente.
      Un abrazo.

  • Esteban Diaz Garcia
    Posted at 17:31h, 24 mayo Responder

    Cómo saber con certeza si poseo altas capacidades y cómo resolver mi integración en la sociedad en la cual no coincido mucho

    • El Equipo de Cientoymucho
      Posted at 18:57h, 24 mayo Responder

      Hola, Esteban:

      Para saber con certeza si tienes altas capacidades o sobredotación es necesario someterse a una evaluación de altas capacidades por un psicólogo o psiquiatra especialistas en altas capacidades.

      En cuanto a tu segunda pregunta, dado que también nos has planteado esta cuestión a través de nuestro correo electrónico de consulta, hemos respondido a tu duda por este medio, por lo que te recomendamos que revises tu bandeja de entrada.

      Un abrazo.

  • Belen
    Posted at 10:11h, 15 febrero Responder

    Hala Fede, me animo a dejar mi testimonio porque quizas pueda ayudar a alguien.
    De pequeña me hicieron un test en el colegio en el que sali superdotada. Yo nunca me lo he creido, mas bien toda mi vida ha sido todo lo contrario. Creerme la mas tonta en todas partes…
    Ahora soy mayor (joven 😊) tengo 67 años y a estas alturas de mi vida por puro azar e intuitivamente contacte a Fede
    Tuvimos una sola y agradable conversación pero el hecho de que de alguna manera me confirmase mi condición, ha cambiado mi vida.
    Uno puede pensar que a mi edad ya poco queda por hacer pero no es asi. Queda y mucho porque resulta que aunque yo ya pase por todos los problemas que acompañan a las altas capacidades y de alguna manera conseguí un equilibro emocional, mas bien una mascara a prueba de golpes, aquella conversación fue fundamental para darme la seguridad que necesitaba: Nada esta mal en mi, no soy una inadaptada porque soy tonta, no fracasé en muchos aspectos de mi vida por no estar a la altura… nada de eso es cierto. Todo ha sido consecuencia de ser como soy. Saberlo me ha liberado, tengo una seguridad que no había tenido en la vida, las ideas y la acción para ponerlas en practica sin miedo se me acumulan.
    En resumen, puedo decir que soy una privilegiada, me siento orgullosa de mi y ahora al fin me como el mundo y no al contrario cuando el mundo me comía a mi. Lo he notado en todos los aspectos de mi vida, familia, amigos, relaciones… Me he convertido en un imán de cosas bellas.
    Mucha suerte y fuerza a tod@s. Es un gran regalo ser una persona con altas capacidades siempre que alguien te ayude y guíe para vivir sin complejos, dudas o sufrimiento. Confirmarlo es el comienzo después lo que cada quien necesite.
    Un fuerte abrazo y tener claro que somos maravillos@s

  • El+Equipo+de+Cientoymucho
    Posted at 11:33h, 15 febrero Responder

    Hola, Belén:

    Te agradecemos enormemente que hayas decidido compartir tu testimonio, pues estamos seguros de que será de gran utilidad para muchas personas que se encuentren atravesando un proceso similar de autodescubrimiento. Igualmente, queremos trasladarte la gran satisfacción que nos produce ser testigos, no solo de estos procesos de autodescubrimiento, sino de la fuerza y la valentía con la que muchas personas os enfrentáis a él, y, sobre todo, de ese momento en el que esa valentía os lleva, más que a descubrir, a recordar, todo lo bueno que tenéis para ofrecer a los demás. Deseamos que tu vida no deje de ser un imán para cosas bellas.
    Un abrazo

  • Celia Garai
    Posted at 12:30h, 14 marzo Responder

    Hola a todos,
    Soy tan joven como Belén -jeje 😉-, pero, a diferencia de ella, nunca me hicieron pruebas. Acabo de enterarme y aún tengo el susto en el cuerpo, quizá por eso tengo necesidad de escribiros esto, de daros las gracias por existir y haber creado esta posibilidad de encuentro.
    Como Belén, he llegado a cierto equilibrio emocional a base de máscaras de diferente color, tamaño y forma, después de haber experimentado fuertes golpes.
    Estoy jubilada y disfruto de actividades que me gustan, como el teatro -claro, con tanto uso de máscaras adquieres experiencia-.
    Y lo que más me atrae es conocer personas con quienes hablar a rostro descubierto, como vosotros.
    Reitero las gracias
    Un saludo

  • El Equipo de Cientoymucho
    Posted at 19:35h, 14 marzo Responder

    Hola, Celia:

    Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, y por tus amables palabras. No debes tener miedo a conocer esta parte de ti misma, estamos seguros de que esa valentía que has mostrado para focalizarte en actividades agradables y conocer a personas afines te ayudará a no tener que volver a usar esas máscaras que mencionas, excepto cuando el teatro lo requiera.

    Un abrazo.

  • INMA ATRIO PLA
    Posted at 12:02h, 30 agosto Responder

    Hola a todos , antes que nada daros las gracias por vuestra labor y por ayudar a la difusión y conocimiento de la personas con superdotación , mi historia es parecida a las que estoy leyendo , siempre me he sentido diferente , y aunque no nací en una familia muy estimulante intelectualmente de alguna forma salí adelante y conseguí formarMe y sacar una oposición que me ha permitido ganarme la vida dignamente , aunque no es un trabajo que me apasione y tengo esa sensación de estar desperdiciada .
    He sentido mucho rechazo y incomprensión durante toda mi vida , a eso tampoco ha ayudado mi aspecto físico , que es llamativo , muy alta , rubia y agraciada físicamente , esto aunque parezca apetecible para la mayoría de personas , ha sido otra característica que aunada a las altas capacidades , me ha llevado a ser rechazada y excluida de muchos entornos , el camino ha sido de sufrimiento , relaciones tóxicas , masking , intentar complacer compulsivamente a familia y parejas para ser aceptada ,todo lo cual me ha llevado a perderme en muchos momentos y a sentir que no sabía quien era. , a periodos depresivos y de ansiedad .
    Me ayudo mucho iniciarme en el yoga y en la meditación para mejorar en esos aspectos pero lo que fue determinante para mi sucedió hace un año. .
    Hace un año acudí a la consulta de una psicóloga por otro motivo , y después de varias sesiones me empezó a insinuar que veía muchos rasgos en mi que le hacían pensar que yo era una persona de altas capacidades , el impacto de dicha revelación , tuvo muchas etapas , incredulidad , asimilación , búsqueda compulsiva de información ,sobre el tema , lecturas de todos los libros que he encontrado sobre el tema , y a día de hoy , aunque todavía no he tomado la decisión de hacerme los test reglamentarios (, mi psicóloga es de la opinión que las altas capacidades es algo más que test de inteligencia )pero puedo decir que las piezas del puzle de mi vida , encajan perfectamente .
    El cambio en mi ha sido radical , he reinterpretado todas las etapas de mi vida y en este momento me encuentro plena , feliz con buena autoestima y con una imagen de mi misma renovada , también noto que mi entorno lo nota y siento que soy más aceptada y respetada que antes . En fin que estoy infinitamente agradecida a vuestro trabajo de detección y divulgación de las altas capacidades , y ánimo a todo el mundo a que escriba su experiencia , saber quienes somos y que no estamos solos es fundamental para tener una vida plena .
    un abrazo enorme.

  • Cientoymucho
    Posted at 19:08h, 12 septiembre Responder

    Hola, Inma:

    Agradecemos que compartas con nosotros esta historia de autoconocimiento y superación que refleja claramente la gran resiliencia que tienen las personas con altas capacidades. Estamos seguros de que conseguirás que tu belleza interior brille tanto como la exterior, pues resulta inevitable transformar positivamente nuestro autoconcepto en este proceso tan maravilloso de autodescubrimiento, e, indudablemente, eso se refleja al relacionarnos con los demás y perder el miedo de compartir con ellos todo lo bueno que tenemos para aportar.

    Un abrazo.

Post A Comment